Man in Fedora and Raincoat

En el ejemplo que sigue está muy clara la diferencia entre el uso del pronombre y el pronombre usted. ¡Disfrútelo!

El director general de un banco se preocupa por un joven director estrella que, después de un período de trabajar a la par de él sin parar nunca a la hora de almorzar, se empieza a ausentar al mediodía. Llama al detective privado del banco y le dice:

―Sígalo a López un día entero, no vaya a ser que ande en algo vidrioso.

El detective cumple con el cometido, vuelve e informa: “López sale normalmente al mediodía, toma su auto, va a su casa a almorzar, luego le hace el amor a su mujer, se fuma uno de sus excelentes cigarros y vuelve a trabajar”.

―Ah, bueno, menos mal. No hay nada malo en todo eso.

―¿Lo puedo tutear, señor? ―pregunta el detective.

―Sí, ¡cómo no! —responde sorprendido el director.

―Repito: “López sale normalmente al mediodía, toma tu auto, va a tu casa a almorzar, luego le hace el amor a tu mujer, se fuma uno de tus excelentes puros y vuelve a trabajar”.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *